jueves, 13 de marzo de 2014

CHACHARAS: VAINAS SENCILLAS QUE HAY QUE TOMAR EN CUENTA

Por Henry Osvaldo Tejeda Báez

Los celulares parece que tienen un cerebro como cualquier ser humano. Hablo de cualquier celular no de uno específico de esos llamados "teléfonos inteligentes", no señor, hablo de cualquier artefacto de esos no importa si su costo no pasa de lo mismo que cuesta un pote de "romo" añejo.

Digo que parece tener cerebro, y hasta me voy más lejos, al parecer, les gusta el agua o los bordes de los contenes de las calles. A veces creo que esos celulares se combinan o se ponen de acuerdo con cualquier "pendejá" o tereques diminutos de esos que uno usa en los bolsillos de la camisa.

Lo digo, porque no es raro que, cuando nos apeamos de un vehículo propio o público, ahí aparece un maldito papelito que se te sale de un bolsillo de la camisa.

Lo mejor que le pueda pasar a usted es que, el papel, se quede cerca del contén y no coja las de "Villa Diego" con un brisazo pues eso es lo que casi siempre ocurre, entonces usted hace el ridículo corriendo como un "loco'el diablo" detrás de esa tontería (tontería, si no es una papeleta de veinte pesos o en el peor de los casos, una de mil toletes.

Pues bien, tuvo usted la suerte de que el papelito (o la papeleta) se quedó cerca del contén entonces usted, con toda la calma del mundo se "abaja" a recogerlo y es cuando el fukin' celular se le cae. 

Casi nunca se rompe por el golpe, pero no crea que se salvó de un problema porque ahí está el agua que va por el contén o que está "apozada" o hecha lodo líquido.

Ahí mismo se le baja la nota, es cuando tiene que mandarse a ponerlo en un anafe (claro, si ud es de la "gleba insurrecta), o pasarle un "blower" (si es ud de clase media y puede contar con ese artefacto); si es rico millonario, le da un "estrallón" y al otro día se compra uno nuevo. Esa gente no "brega" con problemas.

Insisto, a esos artefactos parece que les atrae el agua y cuando sucede lo peor es cuando usted va al sanitario a orinar, regularmente nos inclinamos para subir la tapa para no echar los pipí (no, no, pipí no, esa es una palabra de ricos, yo debo decir, los miaos, y punto), ahí mismo se nos cae el celular. 

Aprovecho para decir que, los hombres, sufrimos de mala puntería, asi es que, no me venga usted a decir que usted es un Juan Marichal tirando strikes, porque casi siempre se sale un chorro d miao que priva en "muy independiente" y se va al borde del sanitario.

Pero esto último le sucede más al hombre que todavía es "virgen". ¡carajo!, no se ría, porque estoy hablando de puras vivencias y estoy seguro de que usted (si es hombre) ha pasado por eso. 

Ese es un problema que ha llevado parejas al divorcio. Hay hombres que aún después de viejos, conservan el forro que trajeron de fábrica por eso es que al orinar, parecen duchas, o regaderas.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir