lunes, 27 de abril de 2015

Plantaciones del Central Romana son de alto rendimiento

Los campos de caña del Central sembrados
en un 100%. de variadedes resistentes.
Santo Domingo.- La investigación agrícola que lleva a cabo el Central Romana Corporation le ha permitido plantar sus campos de caña con variedades adaptadas al clima y al suelo de la región este, con mayor resistencia a enfermedades y buen rendimiento.

El ejecutivo de la empresa, Omar Despradel, dijo que producto de décadas de investigación ya han puesto en el mercado unas 25 variedades de caña de azúcar, las que antes de ser liberadas comercialmente pasaron todas las pruebas, mostrando buena resistencia a enfermedades, alto contenido de sacarosa y otros atributos. Observó que cada variedad permanece 12 años en estudio.

“Las características fundamentales que buscamos son la adaptación climática y de suelo, que sean erectas, que el barbojo se despegue fácilmente, que tengan muy buen ahijamiento, es decir, un buen número de tallos por cepa, y que sean tolerantes a las enfermedades nuestras”, dijo al ser entrevistado para el programa de televisión “Cuidando el huerto”, que producen los ingenieros Paíno Abreu y Bernabé Mañón Rossi.

Despradel dijo que también han podido desarrollar variedades con buena capacidad de retoñamiento, lo que les aporta una mayor rentabilidad puesto que pueden permanecer hasta 10 años sin renovar los campos de caña, que son en un 65 por ciento terrenos propios y en un 35% propiedad de colonos de las cuatro provincias del este del país.

El directivo de la empresa informó que toda la producción la realizan con variedades que han producido localmente y que muestran mayor resistencia a enfermedades como el carbón de la caña, una de las más importantes, la escaldadura de la caña, el enanismo y la roya naranja.

Dijo que la labor del departamento de investigación del Central Romana se enfoca en el desarrollo de nuevas variedades y tecnologías, el manejo de cultivos y conservación de suelo y la protección del cultivo.

Despradel resaltó que realizan prácticamente el 100% de la cosecha sin quemar, por lo que se acumula una gran cantidad de material orgánico procedente del barbojo y el cogollo de la caña que dejan en el campo, lo que ayuda a conservar la humedad y a reponer los nutrientes.

Destacó que el centenario Central Romana es uno de los ingenios azucareros más grandes de la región del Caribe y de Latinoamérica, con capacidad de molienda de 3.4 millones de toneladas al año. El encargado de la Refinería, Concepción Cedano, explicó el proceso que conlleva la fabricación del azúcar crudo o crema y el refinado.

Imprimir