jueves, 20 de diciembre de 2012

CHÁCHARA DE LAS PATRULLAS NAVIDEÑAS


Por Henry Osvaldo Tejeda Báez

Yo no entiendo cómo es que actúan las autoridades de este país. Ahora, para las navidades, están haciendo lo mismo de todos los años; sacan de la academia de policía y de todas las fortalezas a miles de conscriptos, mejor conocidos como alistados, que no son otra cosa que policías rasos mal entrenados, "mal comíos" y desarmados, por demás.

Esos pobres infelices, nunca en su vida han bregado con delincuentes, especialmente, con atracadores, pero si eso es malo, peor es dotarlos de una simple macana para que se defiendan de los delincuentes, como si estos tiguerazos de estos tiempos se fueran a detener ante un pedazo de palo.

Eso es una gran estupidez de la jefatura policial, porque ellos saben más que cualquiera que, los delincuentes tienen mejores armas hasta que los mismos policías que andan con sus armas de reglamento. 

Ya en estos tiempos, las bandas de delincuentes no andan con cuchillitos de cocina ni con punzoncitos, ni con tirabuzones, sus armas van desde pistolas de 9 mm, escopetas calibre 12, metralletas uzi y hasta rifles de asalto AK-47.


La razón me la da, una situación que no tardó en presentarse.
A una patrulla policial de esas "enmacanadas", fueron a informarles que a una cuadra de donde ellos patrullaban, se estaba llevando a cabo un atraco. 

Sin pensarlo dos veces, aunque mirándose unos con otros como quién dice: ¿Y qué coño vamos a hacer con estos palos?
Se dirigieron hacia el lugar del atraco y cuando iban llegando, los atracadores venían saliendo. 

Desde que les vieron las caras a los atracadores y las armas que llevaban en las manos, sacaron sus macanas. Los atracadores, cuando vieron a estos infelices lo que hicieron fue echarse a reír a carcajadas, luego les apuntaron con sus armas.

Cuando los novatos policías les vieron los cañones a las armas y escucharon un disparo que hizo uno de los atracadores hacia arriba, se miraron entre ellos y como si estuvieran en una competencia de campo y pista y que el disparo era la señal para la salida a correr,  se mandaron en una carrera dejando sólo el "guayón" y un gran pelao" de suela de zapato en el asfalto.

Lo último que supe fue que los policías, se presentaron al cuartel, pidieron ver al comandante y cada uno le solicitó su baja.
Señores, eso es un abuso, enviar a unos muchachitos a la calle sólo con una macana a enfrentarse con delincuentes super armados.  El mismo jefe de la policía, debería hacer un patrullaje a pie y con una macana, para que vea qué se siente. ¡Abusadores!

Yo creo que sería más eficaz que escogieran esas "patrullas navideñas", entre los más feos de la institución, a ver si por lo menos, los asaltantes les cogen miedo por lo horrible de sus caras y por feos y decidan no hacer atracos.

A los policías, no sólo no les dieron las bajas sino que, les metieron una semana preso a cada uno. Así son las "efectivas" medidas de nuestros estrategas policiales, mejor dicho, nuestros tubérculos policiales. 



elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir