lunes, 4 de agosto de 2014

Tenores y Sopranos deben cargar los agudos

Hace referencia al dúo del bachatero Raulín Rodríguez y la soprano Nathalie Peña Comas en los Soberanos 2014


Por Wanchy Medina
Twitter: @WanchyMedina

Hace tiempo tenía la deuda con algunos amigos de referirme al ya famoso dúo del bachatero Raulín Rodríguez y la soprano Nathalie Peña Comas en la gala de los premios soberanos 2014 de la República Dominicana.

Hoy ha llegado la oportunidad y lo haré sobre la base de mis limitados conocimientos de óperas.

Los cantantes liricos por las edades tuvieron un gran respaldo de toda Europa, en especial de Italia; en una época todo el que deseaba proyectarse en los escenarios operísticos debía tener como crisol algún maestro Italiano. No era para menos, pues fue allí donde comenzó el mundo de la ópera su desarrollo.

La ópera y los eventos clásicos por años tuvieron encerrados en teatros y localidades especiales para un público selecto, esto, hasta que llegó un magante llamado Tibor Rudas, y es quien se idea la formula de llevar la ópera a grandes escenarios, y hacerlo un evento masivo accesible a todo público.

Esta idea encontró resistencia en un grupo de maestros, cantantes y críticos llamados los puritanos, que planteaban tal acción como la secularización profanación de la ópera; uno de los más ácidos críticos fue el gran tenor canario Alfredo Kraus.

Sin embargo, la oposición de este poderoso sector no produjo inacción en las ideas de Rudas, y es cuando comienzan a hacerse conciertos multitudinarios, primero con Pavarotti como artista principal, y luego con los llamados “Tres Tenores”.

Esto marcó el principio del enlace entre la ópera y los cantantes seculares, en lo adelante hemos visto con frecuencia como sopranos y tenores no escatiman esfuerzos por interpretar dúos y canciones populares para hacer adaptación lírica.

Es generalmente conocido que la voz humana se clasifica en seis variables, los hombres son tenores, barítonos y bajos; en cambio las mujeres se estilan sopranos, mezzosoprano y contralto.

Tanto en el hombre como en la mujer los dos rangos de voz que tienen que tocar el cenit son el tenor y la soprano, son las voces que las gentes le gusta escuchar para sentir con la precisión que tocan las alturas; nadie se puede llamar tenor si sus notas no pueden bordear los registros inalcanzables para barítonos y bajos, de igual forma las sopranos lograr las alturas de las notas musicales cual castrati, y si a esto se agrega una coloratura, el talento es mucho mayor estimable.

Lo dicho anteriormente siempre es tomado en cuenta por los arreglistas y compositores, pues tienen que saber cuál es el tipo de voz es que va a cantar sus arreglos.

Claro, que hay casos especiales donde la canción a desafiar no tiene al final una nota aguda que concite minutos de aplausos, como lo requerirá el tenor o la soprano para poner de pie al auditorio; pero esos casos tiene una singularidad; por ejemplo, La Flauta Mágica de Mozart, una interpretación que su final es mediano, pero todo el cuerpo de la canción la interprete se la pasa haciendo juegos de tonalidades y zigzagueos difíciles que deslumbran a los espectadores.

En el caso del hombre, podemos mencionar una canción que no toca la cúspide al final, sin embargo, toda su entonación se mantiene a una altura difícil de sostener, es el caso de la canción “Caruso”, un tema tan peligroso que los tenores spintos ni los ligeros se atreven a desafiar. 

Es centrado en esta tesis, que puedo concluir, sobre el caso de presentación de Nathalie y Raulín en la canción “Esta Noche”, donde la soprano no lució el poder de su voz ni los vibratos necesarios para merecer buena respuesta de la crítica que siguen de la ópera.

No hay razón alguna por la cual el arreglista de esa canción haya querido que la soprano no emitiera un tono agudo final para decirle a los espectadores: “Aquí está cantando una soprano”, peor aún, si vuelven y escuchan la interpretación se darán cuenta que ella nunca exhibió un poderoso tono que hiciera emocionar el público.

Es posible que algunas personas, al no estar acostumbrados a escuchar este tipo de artista estuvieran conformes con la presentación, sin embargo, una soprano que no se presenta al público abierto con frecuencia, no debe desaprovechar la oportunidad para colocarle una octava a tan fácil canción que se le ofreció descifrar.

La joven soprano Peña, es una artista depurada y con gran talento, he tenido la oportunidad de verla cantar en vivo y tiene una destreza singular. Estoy seguro que tendrá otra oportunidad para demostrar al país y en televisión abierta el poder de su voz.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir