domingo, 22 de enero de 2012

CHACHARAS: EL CHOFER DE TRANSPORTE PUBLICO Y SU LETRERO

Por Henry Osvaldo Tejeda Báez

Me monté en un carro público para ir a buscar mi vehículo que estaba en el Car wash, en el transcurso, me meto en conversación con el chófer. En eso, una señora le hace señas de parada. Como ella estaba en el lado contrario de la vía, cruzó la calle teniendo que pasar por la parte trasera del carro.

La doña, terminó de cruzar la acera pero no abordó el carro. El chófer, que vio otro pasajero más adelante y sabía que detrás de él venía otro carro, y apresurado por no perder ese otro pasajero, apremió a la señora:

-Ey, doñita, no se quede parada en ahí, ¡venga suba al carro!

-¡Ay, no, ya no me voy a montar!

-Pero, ¿por qué señora? -preguntó el chófer-

-No, por nada -dijo la doña-

Fue tanta la insistencia del chófer, que la doña con un evidente mal humor le dijo"

-Yo no me monto donde haya algo que me moleste, usted tiene en el cristal trasero un letrero con la cara de Danilo Medina y yo odio a esas gentes.

En eso, el chófer que venía detrás aceleró a fondo y se llevó el pasajero que estaba más adelante.

El chófer del carro de la historia ahora más calmado le dijo a la doña:

-Señora, ¿Y qué tiene que ver ese letrero con su negativa a montarse en este carro?

- ¿Que no tiene nada que ver? ¿Es que usted no vive en este país? ¿Usted no compra en los colmados? ¿Sabe usted en la miseria en que está este pobre país por culpa de ese y los otros gatos de ese PLD?

Parece que lo que pasa aquí, a usted ni le va ni le viene. –dijo la doña, algo molesta-

Yo, desde el destartalado asiento que me tocó en el carro, estuve muy atento a tan interesante conversación.

El chófer, con toda la calma del mundo y hasta sonriendo le dijo:

Mire doña, ya perdí un pasajero que estaba allí alante, pero quiero decirle que no me importa haberlo perdido, usted tiene toda la razón del mundo y le voy a decir algo más, hace un mes que tengo ese letrero con la cara de Danilo ahí atrás, y no es ni una ni dos personas que me han dicho lo mismo”.

“Otros sólo miran el afiche y no dicen nada, pero tampoco se montan, así es que, desde esta misma tarde voy a quitar esa vaina de ahí, porque ni siquiera me han dado nada por eso, sólo dijeron que darían "algo" y no he visto nada”.

La doña, al ver que en la cara del chófer un dejo de sinceridad, parece que le cogió pena y se encaminó hacia el carro. Yo no esperé que llegara para abrirle la puerta. Cuando ella montó dijo:

-Yo voy para la clínica, estoy enferma, pero prefiero morirme, antes que ayudar a que esa partía de ladrones se quede de nuevo en el gobierno.

El chófer sólo atinó a decir:

-No se imaginan ustedes, los pasajeros que he perdido por ese fuñío letrero.

Fue entonces cuando verdaderamente me di cuenta de que ya el pueblo tomó una decisión irreversible para el 20 de Mayo próximo.
 

elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
 Imprimir