sábado, 24 de agosto de 2013

DE WANDY RAMÍREZ A RAMONCITO BÁEZ FIGUEROA

Elpidio Tolentino Garrido.

En el año 1995, en el Tribunal de Primera Instancia del Dsitrito Judicial de La Romana, a solicitud del Representante del Ministerio Público, doctor Teodoro Ursino Reyes, la Juez Presidenta de la Cámara Unipersonal, doctora Luz Altagracia, fue condenado a 30 años de prisión el imputado Wandy Ramírez Ortiz.

Ramírez Ortiz habría participado con el nombrado Pedro José Santana Ferreira en un robo en la casa del fenecido doctor Medina, donde su esposa Celeste Hernández de Medina recibió un golpe en la cara que le provocó una lesión permanente (ceguera según se dijo en ese entonces).

Han transcurrido 18 años de ese lamentable hecho y Wandy Ramírez ha ido pagando su condena tal y como fue dictada por la Juez (Luz Altagracia) a solicitud del Fiscal (Teodoro Urisno Reyes). A partir de los 16 años de reclusión a solicitado el Indulto, y le ha sido negado. Ha solicitado la libertad condicional, y se le ha negado.

Ramírez Ortiz tiene en su historial una hoja de buen comportamiento, según la dirección de prisiones, la fiscalía de La Romana y la Dirección del nuevo modelo penitenciario. Ha realizado varios cursos, se ha preparado, trabaja en el mismo centro penitenciario y manifiesta con su comportamiento y palabras su arrepentimiento en el indicado hecho.

Que le ha faltado a Wandy Ramírez Ortiz para salir bajo el amparo de un Indulto o la condicional, el haber robado mucho dinero, el haber matado realmente a alguien, el tener recursos para movilizar cielo y tierra para sensibilizar a nuestras autoridades judiciales.

A Wandy Ramírez le ha faltado ser un Ramoncito Báez Figueroa, que desfalcó este país. Que quebró una nación. Que llevo a miles de dominicanos a una crisis, por la cual o enloquecieron o murieron. 

Le falta a Wandy Ramírez haberse quedado con millones de pesos, haber matado realmente a alquien (no mató a nadie), aunque esa es la acusación, para que ya esté en las calles, reintegrado a la sociedad, a su familia, demostrando que es un hombre de bien, arrepentido de su grave error.

De Wandy Ramiírez a Ramoncito Báe Figueroa la diferencia es, al fin y al cabo, el sector de Clase, la Clase a que se pertenezca, para que la Diosa Themis pueda mirar por debajo de su venda, pesar con su balanza y medir con su vara... Esa es la diferencia, no es el delito que se haya cometido o no.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir