martes, 24 de septiembre de 2013

Vivir y Luchar como estos Mártires de la Patria

Como todos los años, estamos aquí una vez más levantando la bandera de la dignidad que defendieron y que representaron los mártires gloriosos de la Patria.

En septiembre, como en todos los meses del año, han caído varios camaradas emepedeístas. Al cumplirse un aniversario más de las respectivas caídas de Amín Abel Hasbún, Jesús María Álvarez Peña (Boyoyo), Jesús Rafael Diplán Martínez (Chú), Benjamín Adonis Payano Fawcett y Elvin Amable Rodríguez (Oni), el Movimiento Popular Dominicano inclina sus banderas reverentemente ante su memoria, y llama a toda su militancia y a los revolucionarios en general a imitar el espíritu de combatividad, de sacrificio, de lucha, de solidaridad y de humildad que caracterizó a todos estos inolvidables emepedeístas de vanguardia. 

En el mes de septiembre de diferentes años también han caído otros militantes revolucionarios, como Homero Hernández Vargas, Eduardo Mármol, Pedro Ovidio y Ayanis De Frank, que igualmente recordamos y reverenciamos. Hoy, más que nunca, se necesita de militantes comunistas de esta estirpe. Ni el enemigo de clase, ni la claudicación ni el oportunismo lograrán que olvidemos a nuestros mártires. 

Por el contrario, nuestro compromiso crece y ratificamos nuestra decisión de continuar levantando la bandera rojinegra con el arrojo y el sacrificio de todos los mártires emepedeístas y otros revolucionarios que nunca claudicaron y que ofrendaron sus vidas por una Patria libre y justa.

El movimiento revolucionario dominicano se encuentra en un momento crucial. El pueblo dominicano está asqueado de la politiquería de los viejos y los nuevos partidos del sistema. Los dominicanos estamos hartos de los discursos vacíos de los farsantes, de las promesas que nunca se cumplen, de la voracidad de todos los criminales gobiernos corruptos y corruptores, como el de Danilo Medina, como el de Leonel y como los otros que han saqueado nuestra Nación. Estamos en una lucha frontal contra el capital transnacional que saquea nuestros recursos mineros, que destruye nuestra diversidad biológica y explota inmisericordemente a todo nuestro pueblo.

El pueblo necesita, quiere y está dispuesto a luchar por un cambio de verdad. Y los (as) revolucionarios (as) tenemos el reto de asumir con toda consecuencia nuestro papel, siguiendo un camino independiente de los partidos del sistema. 

Es necesario que asumamos las más sentidas reivindicaciones y la lucha de los sectores explotados y populares. Tenemos que luchar junto con las masas. Sin dejarlas atrás y sin quedarnos atrás. Junto con ellas. Con toda nuestra experiencia. Con todo nuestro arrojo. Con todo nuestro coraje. Con todo nuestro sacrificio. Con toda nuestra humildad. Con toda nuestra solidaridad. Con toda nuestra firmeza. Como Amín. Como Boyoyo. Como Chu Diplán. Como el camarada Payano. Como Oni. Como todos los mártires, héroes y heroínas de este pueblo.

Contra los imperialistas que violan nuestra soberanía económica, política y natural, y contra sus lacayos criollos corruptos y asesinos, el pueblo dominicano tiene que responder con la unidad, la organización, el combate y la resistencia. Jamás dejaremos que este gobierno servil de Danilo Medina y el PLD siga entregando nuestras riquezas, mientras reprime al pueblo y pretende incriminar las legítimas protestas, como ha sucedido con los cuatro compañeros del Felabel, que guardan una injusta prisión política por atreverse a luchar contra la corrupción, por atreverse a luchar por una educación gratuita y de calidad, por atreverse a luchar contra el saqueo de la Falcombridge, de la Barrick Gold y de otras transnacionales de la Megaminería. Por atreverse a ser jóvenes revolucionarios que no se dejan doblegar por el chantaje y el oro corruptor.

Insistimos en nuestro llamado para que las organizaciones de la izquierda revolucionaria, los obreros, los campesinos, los intelectuales honestos, los pequeños y medianos productores afectados por el neoliberalismo y el monopolio del gran capital, así como todos los explotados nos aboquemos a la vertebración de una gran confluencia para luchar por el rescate de nuestra patria, de nuestra soberanía, para que vayamos construyendo el poder que definitivamente habrá de instaurar una República Democrática en tránsito al Socialismo.

Y por ello, esa gran confluencia de fuerzas no puede ser jamás con los partidos del sistema, aunque amplios sectores que militan en esos grupos de poder están compelidos a cambiar el rumbo y tomar el camino de la lucha revolucionaria y popular. El pueblo necesita un instrumento que sea capaz de luchar por la verdadera emancipación, independiente de la burguesía. Quienes proclaman cambios aliándose a la burguesía, no buscan más que su propio cambio, sus intereses. Esos no son los intereses del pueblo.

Tenemos que seguir el camino de Marx, de Lenin, de Bolívar, de Duarte, de El Che, de Fidel, de Luperón, de Caamaño, de Manolo, de El Moreno…

El camino por la defensa de la Patria y por la instauración de una sociedad de justicia y de libertad. La construcción de una Patria para los obreros, los campesinos, todos los trabajadores, los profesionales progresistas, los estudiantes, los chiriperos, los desempleados y todo el pueblo.

Para estos próximos meses, las fuerzas revolucionarias y el Comité Contra la Megaminería tenemos programadas diversas acciones de lucha. Queremos llamar a la militancia revolucionaria y popular, así como a todo el pueblo explotado, a que se sumen activamente a esas luchas. Hay que tomar las calles. Hay que protestar de la forma que sea. Hay que enfrentar a los enemigos del pueblo, a los corruptos, ladrones y criminales. Tenemos que defender la Patria y el derecho a vivir en una verdadera democracia. 

La mejor forma de recordar al camarada Amín Abel Hasbún y a todos los mártires revolucionarios es seguir su ejemplo imperecedero. No podemos hacer mejor homenaje que luchar como ellos lo hicieron. No hay mejor homenaje que nuestra dedicación incansable a la construcción de un poder revolucionario, popular y transformador que sea capaz de enfrentar y derrotar en cualquier terreno a la burguesía y a sus amos internacionales. Ese será el más grande homenaje que, sin dudas, les vamos a rendir a todas y todos los mártires, héroes y heroínas del pueblo dominicano y del Mundo. Es esa la gran tarea. Y ese es el compromiso que venimos a renovar y a sellar para siempre.

  
elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir