sábado, 13 de septiembre de 2014

CHÁCHARAS EL MOTORISTA Y LA VACA


Por Henry Osvaldo Tejeda

Como acostumbro cada día, hoy escuchaba la radioemisora Z101, específicamente, el programa El Gobierno de la Tarde, donde se presentó un joven que dijo haber tenido un accidente de tránsito.

_ Dígame, señor, ¿cuál es el problema que lo trae hasta este programa?
_ Mire amigo, yo tuve un accidente en mi motor y he quedado todo "chueco".
_ Explíquenos usted, las incidencias del accidente y lo que usted desea.

_ Mire usted, yo venía en mi motor por la carretera, cuando de repente se me estrelló una vaca y..... -no lo dejaron terminar, para decirle-

_ ¡Espere, espere, amigo! ¿Nos está usted diciendo que una vaca se estrelló contra usted?
¿Puede explicarnos usted eso, por favor?

_ Bueno, bueno -dijo el tipo, medio turbado y algo avergonzado- no tan así, en realidad chocamos entre ambos.

Uno de los interlocutores, al ver la renuencia del accidentado a reconocer su culpa en el choque, le espetó:
_ Mire amigo, si usted vino a denunciar, o a buscar algo a este programa, va a tener que ser sincero con nosotros porque hasta ahora, vemos que no lo está siendo.

_Muy bien, les explicaré de nuevo. Yo venía en mi moto y de repente apareció la vaca y la choqué; rodé por el suelo y me disloqué una muñeca, y he venido aquí a ver cómo me ayudan con los medicamentos.

Uno de los "relajaos" del programa le preguntó:
_ Pero, ¿no averiguó usted si la vaca tenía seguro médico?
_ Noooo, imposible, ¿cómo una vaca a tener un seguro médico? Y, aunque lo tuviera, la vaca no me dio tiempo a nada, porque tan pronto me vio rodar por la carretera ella se metió en un monte y ni la placa le pude coger.

_ Amigos, lo estoy viendo muy "descascarao", ¿acaso recibió usted heridas contusas? -Dijo un chusco del programa-

_ ¡Coño!, ¡ay, perdón, por la mala palabra!, es que usted me "quilló" con esa pregunta. -Dijo el averiado motorista-
_ Amigo, no veo en qué yo pude haberle “quillao”, no dije nada ofensivo, simplemente le pregunté. -Le espetó el panelista-

_ Claro que sólo me preguntó. Me preguntó usted si yo había recibido heridas con tusas, no señor, no fue con tusas, fue con el asfalto porque la maldita vaca que me hizo caer.
¡Esa cabina se vino abajo! ¡Cuanta ignorancia! jajajajajajajaja


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir