jueves, 11 de diciembre de 2014

VIVENCIAS EN LA ROMANA: UN MALDITO HOYO

Por Henry Osvaldo Tejeda Báez

Luego de un año y pico de haber escrito estas chácharas, es que vengo a felicitar a la anterior administración de COAROM por su eficiencia en el suministro de agua, hizo muy buen trabajo, pero lo que quiero sobresaltar es la escogencia de sus obreros.

Esto lo digo porque, estuve viendo una brigada de obreros de esa institución en momentos en que abrían un hoyo en una acera del sector Quisqueya, específicamente, al lado de mi casa.

Hoyaban, en busca de un tubo que debería ir, desde la toma matriz de agua de la calle, hacia una casa de familia a la que ellos, querían cortarle el suministro por atraso en los pagos. 

Cuando terminaron de hoyar, se largaron del lugar sin haber encontrado el tubo, pero el hoyazo que
dejaron, se lo juro por mi madrecita santísima, que acumula méritos para ser comparado con un socavón de esos que hacen en las minas en busca de metales. Parece que estaban buscando oro, en lugar de un tubo.

Reitero mis felicitaciones a la pasada administración de COAROM, por tener mineros en lugar de técnicos y obreros hoyadores. Pero mi queja es, porque ahora tengo un pendejo tronera (hoyo) casi al frente de la casa.

Como dicen que, no hay nada malo que no tenga algo bueno, trataré de buscarle "el lado amable" a esa situación pues, lo voy a encementar para que me sirva de piscina, luego me busco el cajón de una nevera vieja que me sirva de catamarán, y me pongo a navegar en el hoyo los domingos.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir