viernes, 10 de abril de 2015

ABRIR LA BOCA EN POLITICA ES PELIGROSO


Por Lic. Juan Francisco Melo


Nicolás 1
Las ostras se abren por completo cuando hay luna llena, y cuando los cangrejos ven una ostra abierta, tiran dentro de ella una piedrecita o un trozo de alga, a fin de que la ostra no pueda volver a cerrarse y el cangrejo pueda devorarla. Este es también el destino de quien abre la boca demasiado, con lo cual se pone a merced del que lo escucha. 

Leonardo da Vinci, 1452—1519 


Santiago, capitulo 3 

He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezca y dirigimos así todo su cuerpo. Mirad también las naves, aunque tan grandes, son gobernados con un muy pequeño timón por donde el que los gobiernas quiere. Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego¡.Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo e inflama la rueda de la creación y ella misma es inflamada por el infierno. 

En la corte de Luis XIV, los nobles y los ministros pasaban días y noches enteros debatiendo temas de Estado. Consultaban, discutían, hacían y rompían todo tipo de alianzas, y volvían a discutir hasta que al final llegaban al momento crucial: dos de ellos eran elegidos para presentar al rey las dos posturas opuestas, para luego el soberano optar por una. Una vez elegidas estas personas, se planteaba otro tipo de discusión: ¿cómo se realizaría la presentación del tema?, ¿Qué argumentos resultarían atractivos al rey y cuales le inspirarían rechazo?, a qué hora del día y en qué lugar del palacio sería más conveniente?. 

Por fin, una vez acordados todos estos detalles, llegaba el momento crucial. Los dos hombres abordaban a Luis XIV, siempre en forma delicada y comedida y cuando este les prestaba atención presentaban el tema en cuestión explayándose sobre las distintas opciones. Luis XIV solía escuchar en silencio, con expresión enigmática. Cuando ya finaliza la exposición, los emisarios le preguntaban cual era su opinión, el rey los miraba y les decía: YA VERE y se retiraba. 

Nicolás 1 , subió al trono de Rusia. De inmediato estalló una rebelión liderada por los liberales, que exigían la modernización del país, es decir, que sus industrias y sus estructuras civiles se pusieran a la altura de los del resto de Europa. Nicolás 1 aplastó brutalmente aquella rebelión y condenó a muerte a uno de sus líderes, Kondraty Ryleyev. 

El día de la ejecución, Ryleyev subió a la horca y le pusieron la soga al cuello. Cuando se abrió la trampa, la cuerda se cortó y el hombre cayó al suelo. En aquella época, hechos como este eran considerados como señales de la providencia o de la voluntad divina y el hombre que se salvaba de esta forma de una ejecución solía ser indultado. Cuando Ryleyev se puso de pie, sucio y sorprendido, pero convencido de haber salvado su vida, le gritó a la muchedumbre ¿VEN? En Rusia no hacen nada bien, ni siquiera son capaces de fabricar una soga buena. 

De inmediato un mensajero se dirigió hacia el palacio, le informó al rey de la fallida ejecución, furioso por el frustrante desenlace, Nicolás 1 se dispuso sin embargo a firmar el perdón. De pronto preguntó: ¿ Ryleyev dijo algo después de este milagro?. Señor, le contestó el mensajero, dijo que en Rusia ni siquiera sabemos fabricar soga. 

En este caso replicó el rey, vamos a demostrarle lo contrario, tras estas palabras, rompió el papel del perdón. Al día siguiente Ryleyev fue llevado de nuevo a la horca. Esta vez la cuerda no se rompió.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir