domingo, 31 de mayo de 2015

El llamado Bajo Mundo: Zona Libre de Diversión y Perversión

Por Elpidio Tolentino Garrido.
(Tomado del Semanario El Tiempo)


LA ROMANA.- Años atrás, décadas, esta provincia era reconocida y hasta famosa en el país y el extranjero por su espíritu revolucionario, sindicalismo reivindicativo, el turismo y la zona franca.

Hoy en día La Romana sigue siendo famosa por el Turismo (Casa de Campo), y los blumen, pantis, o ropa interior en sentido general (Villa Pantie es un sector que ya identifica a La Romana).

Esta provincia también es famosa ahora por Villa Hermosa, municipio de una década de creación, donde al parecer una buena cantidad de delincuentes han aprovechado para colarse y convivir con ejemplares y excelentes ciudadanos, que para preservar sus vidas, se mantienen dentro de sus hogares y en sus centros de trabajo.

La otra identidad de este pueblo es o son los llamados “Bajo Mundo”. Es más de una zona que muchos identifican como área de diversión, y otros muchos como área “Rosa”, de perversión y corrupción.

En una época, 15 o 20 años atrás, el bajo mundo estaba en el sector de Villa Nazaret, luego con la proliferación de los puntos de drogas se bautizó el llamado sector “El Hoyo” como bajo mundo, y ahora tenemos por los menos tres bajos mundos aquí.

El primero o de mayor demanda está en la calle Gastón Deligne, de Norte a Sur, desde la Gregorio Luperón hasta la Dr. Hernández. Allí están instalados unos siete centros de diversión, con las más vistosas y atractivas decoraciones y promociones para atraer sus clientes. Quienes han viajado o ven reportajes, dicen que no tienen nada que envidiarles a centros de otros países.

En ese bajo mundo de la Gastón Deligne están Monny Play, Tony Súper Frías, Lulo Prestige (antiguo Urban), La Juka, Yahaira, y el Can de las Frías. En esos negocios están las cervezas más frías, las muchachas más simpáticas y atractivas, los más potentes equipos de música y la mayor variedad musical posible.

En sus alrededores están decenas de motoconchistas, decenas de venduteros, donde se encuentra de todo, de todo he dicho, decenas de travestis y homosexuales, y decenas de pedigüeños. Cuando hablo de decenas es por no decir cientos para no parecer exagerado.

El desplazamiento por la Gastón Deligne en horas de la noche, a pie o en vehículos, es una verdadera odisea. Decenas de vehículos estacionados a ambos lados de la vía, dejando un solo “trillo” para transitar en ambos sentidos. Los pleitos por rozar vehículos son muchos. Ah, entre los vehículos hay decenas de hombres y mujeres que se las buscan en el área sin tener que entrar a gastar a los negocios.

El otro “bajo mundo” famoso está ubicado en el área construida para honrar y reconocer un Padre, una especie de Santo de la Iglesia Católica aquí: El Padre Juan Abreu.

En el Monumento Padre Abreu hay no menos de un centenar de casetas, tarantines, negocios en locales, venduteros ambulantes, drogas, homosexuales, prostitutas, ladrones y de todo.

El caos es permanente los fines de semana por la gran cantidad de personas y vehículos parados donde quiera y como quiera. Por lo menos 20 amplificadores de sonido volúmenes insoportables, y la garantía de que se puede amanecer hasta las 9 de la mañana sin ningún inconveniente, porque unidades de la policía pasan periódicamente para que sepan que pasan por ahí.

Los vecinos no concilian el sueño. Los pleitos y corre-corre son normales. Los disparos también forman parte del evento, y si alguien pasa por el área del Monumento, como no hay un solo baño instalado, aunque el Ayuntamiento alquila esos espacios, en cualquier lugar hay un hombre o mujer orinando o haciendo “caca”.

Pero también se puede encontrar que más de una pareja tiene necesidades sexuales urgentes, y han convertido unos banquitos que aún quedan en camas, y allí los ve “hacer el amor” como si nada y algo normal ante los demás.

De este desorden en este “Bajo Mundo” conoce el Gobernador Juan José Santana Medrado (Tony), la Alcaldesa Maritza Suero, que renta espacios hasta en los pasillos peatonales. Lo sabe la Policía Nacional, que pasa y se come sus sandwichts, los del COBA, que pasan y utilizan sus escobas para barrer, porque no dejan de pasar, pero todo sigue igual.

Esto lo conoce la Fiscalía de La Romana, lo conoce la Procuraduría Medio Ambiental. Lo conoce el Ministerio de Medio Ambiente. Lo conoce todo el mundo, pero al final, es una zona rosa, de tolerancia, de permisividad, y quienes tendrán que mudarse de todo ese entorno son los residentes en Villa España, Los Multifamiliares, El Invi, Los Colonos, Barrio Blanco, San Carlos, y Reparto Torres, porque en todos ellos la música y escándalos se sienten a todas horas y nadie tiene paz y tranquilidad.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir