lunes, 5 de octubre de 2015

Familia duda versión suicidio, cree arquitecto lo mataron

Por Elpidio Tolentino Garrido.
(Tomado del semanario impreso El Tiempo)


Pilar Montilla
LA ROMANA.- En la medida que pasan los días y se puede pensar más fríamente las cosas, familiares del arquitecto David Rodríguez García van convenciéndose de que pariente no se suicidó, sino que lo mataron.

La señora Pilar Montilla, y su hermana Leticia Montilla, afirman sin vacilación que todo parece indicar que a David lo mataron, y que es tan así, que hay una serie de interrogantes que ni en la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, ni la Policía Nacional, ni el Ministerio Público han podido dar una versión convincente.

Ambas mujeres dicen haber analizado el cadáver y ver como el orificio de entrada de la bala es por lado izquierdo, cuando David era derecho; tenía un golpe en la frente, de dos celulares sólo entregaron el familiar, no el que usaba y tenía sus contactos de trabajo.

Además, agrega Pilar Montilla, David fue llamado a esa oficina, salió de la casa a eso de la una de la tarde con un maletín conteniendo una serie de documentos, y ese maletín cuando fue reclamado fue devuelto vacío, lo cual no tiene explicación ni ellos la dan.

Leticia Montilla, cuñada
“Nosotros somos una familia humilde, honrada, pero con cierta capacidad de pensar y analizar. Solicitamos las imágenes de las cámaras de seguridad de la OISOE, por menos de la puerta de entrada y los pasillos, y se nos ha dicho que ese día y a esa hora estaban dañadas, apagadas, eso es extraño, está bien que en el baño no hubiese cámara de seguridad, pero en los pasillos debían tener”.

Agregan que a esta fecha, una semana después del trágico suceso, la Policía ni la Procuraduría de la República han dicho que tipo de arma fue la usada, el calibre de la bala, etc. “Todo indica que hay algo bien raro y deben estar armándolo para poder explicarlo. A David lo mataron”.

Ese papel manuscrito son las letras de David, pero lo que nos extraña es que siempre usaba un lapicero o bolígrafo negro, y resulta que esa tinta era verde, de dónde salió, se pregunta la hoy viuda del arquitecto Rodríguez García.

David era un hombre de carácter


Pilar y Leticia coinciden en señalar que David era de poco hablar, pero que era un hombre de carácter. Sabía exigir y reclamar lo suyo, sobre todo cuando tenía la razón, por eso no creen iba a tomar la decisión de quitarse la vida.

Dicen que ahora han querido matarlo dos veces. Ya lo mataron físicamente, pero ahora funcionarios del gobierno quieren decir que el dinero de la obra lo malgastó, “y eso no es verdad. Tenía proyectos, aspiraciones, pero todo lo condicionaba a lo que le quedara limpio”.

Afirman que compró un arma de fuego porque donde estaba construyendo era un lugar apartado, aparentemente un monte, y la gente le decía que se protegiera, que se cuidara, por eso compró el arma.

La camioneta la compró usada, una Mitsubishi L200 de 2002. “Mira a ver si quería o estaba “dilipendiando” (malgastando) el dinero. Y esa camioneta hacer un mes y algo se la tuvo que hipotecar a Papito Préstamo para resolver problemas, “no es como ahora quieren decir los del gobierno, eso no es verdad”.

Sus orígenes


David Rodríguez García nació en el populoso sector de la Shell. Estudió en la escuela pública Mercedes Laura Aguiar. Luego en el Colegio Dolores Tejeda, y de ahí a la Universidad Central del Este, donde se graduó con notas excelentes, era buen estudiante.

Trabajó en zona franca, en fábrica Admore como operario, luego lo hicieron Supervisor. Allí se conocieron Pilar y David. Trabajó con su padre que es Maestro Constructor. También trabajó en Casa de Campo, en Bayahibe con unos italianos a los que le hacía plano, en una empresa de Santo Domingo, etc., siempre fue un hombre de trabajo.

Sin vicios


Pilar, Leticia y unos vecinos que escuchan la conversación, afirman que David no tenía ningún tipo de vicio. No fumaba, no jugaba, no bebía, y si un día había un cumpleaños en la casa, salía y compraba un bizcocho, refrescos, y quizás un vino, no más de ahí.

Que le paguen a la familia


Con relación a un supuesto depósito realizado el fatídico viernes 25, dicen que eso es mentira, porque el mismo no aparece en el banco, han hecho las indagaciones y no es verdad que depositaron ninguna suma de dinero.

Pero que, aún más, se ha dicho que queda más dinero por pagarle, que entonces dispongan la entrega a la familia, a esos tres hijos que quedan huérfanos y sin nada de que depender.

Hay que profundizar la investigación y aclararlo todo, porque hay muchas cosas que no se entienden, como esa de que le depositaron ese mismo día y nadie ha visto nada.

Quieren que les devuelvan los documentos del maletín, el arma de fuego y el celular, que solo entregaron uno, por qué no devolvieron el otro. “A David lo mataron y por eso hay cosas que no cuadran”.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir