sábado, 27 de febrero de 2016

No, no basta rezar

Por Cándida Figuereo. Periodista residente en Santo Domingo


Añadir leyenda
No, no basta rezar para conseguir la paz ni para poner freno a la delincuencia en todas sus manifestaciones, lo que tiene en jaque a la mayoría de la sana población que “espontáneamente” se resguarda tras las rejas en sus hogares, en sus negocios y en otros establecimientos forrados de hierros en puertas, ventanas y barcones.

No, no basta rezar cuando te quitan la vida por un vulgar celular, por unos cuantos pesos o para quitarte un arma de fuego obtenida legalmente. Tampoco cuando dos malandrines te caen a golpes en tu propio hogar, te quitan tu arma de reglamento y cuando logras mandar a uno de ellos al infierno y el otro se escapa, terminas detenido por defenderte.

Tampoco basta rezar cuando sales a un lugar equis y te matan o golpean para quitarte la cartera, y mucho menos cuando tus hijos quedan desamparados porque la crueldad de los malandros no tiene límites.

Si se retrotrae a la época en que Jesucristo expulsa a los mercaderes del templo se llega a la conclusión de que ayer, como hoy, los malvados han hecho de las suyas. Se cuenta que hubo un momento en que Jesús de Nazaret tronó: “Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones, pero ustedes han hecho de ella una cueva de ladrones” Isaías 56, 7 y Jeremías 7, 11 respectivamente.

En fin, Jesucristo se crispó ante el desorden de ese grupo de forajidos que en todos los tiempos son vistos como excluidos por sus acciones vandálicas e irreflexivas.

Otro episodio en el evangelio de San Lucas, capítulo XXIII, versículo 43, refiere sobre Jesús en el momento de la crucifixión lo siguiente: “Uno de los malhechores colgados lo insultaba: ¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti y a nosotros. El otro le reprendía: Y tú, que sufres la misma pena, ¿no respetas a Dios? Lo nuestro es justo, pues recibimos la paga de nuestros delitos; éste en cambio no ha cometido ningún crimen. Y añadió: Jesús, cuando llegues a tu reino acuérdate de mí. Jesús le contestó: Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso”.

De la lectura anterior se aduce que en todos los tiempos de la humanidad ha sido necesaria la sujeción ante los desatinos que perjudican la tranquilidad.

En 1973 se formó en Venezuela el grupo musical llamado Los Guaraguao, que tuvo como compositor a Alí Primera. Este conjunto participó en el festival político-musical denominado Siete Días con el Pueblo realizado en 1974 el Palacio de los Deportes de la República Dominicana, concierto que se extrapoló al parque Eugenio María de Hostos, al el Estadio Cibao en Santiago de los Caballeros y el Estadio Tetelo Vargas de San Pedro de Macorís.

Estos conciertos de Siete Días con el Pueblo, convocados por la entonces poderosa Central General de Trabajadores (CGT), fueron una especie de despertar del espíritu, un sacudión al aturdimiento de la población, con la participación de cantores argentinos, boricuas, cubanos, españoles, mexicanos, uruguayo y locales.

Hoy, como ayer, parece escucharse de nuevo a los Guaraguao emular: “Cuando el pueblo se levante y que todo haga cambiar ustedes dirán conmigo no bastaba con rezar”. 

Nadie debe tomar la ley por sus manos. Sin embargo, lo que está ocurriendo es un asunto de todos. Hay que salir del encierro y no esconderse ante un desalmado que le importa un bledo asaltar o asesinar a una persona que transita por la calle, en su propio hogar y en establecimientos diversos, llegando al extremo de que todos nos tenemos miedo. No se debe permitir que este país sea cueva de ladrones y para lograrlo no, no basta rezar.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir