sábado, 5 de mayo de 2012

CHÁCHARAS: LOS ANIMALES DOMÉSTICOS EN ESTOS TIEMPOS

En estos tiempos, los animales que no se domésticos que no se adaptan a un régimen alimenticio destino al natural están fritos, ya no pueden comer lo que se supone que le manda el código que la naturaleza le ha asignado a su gusto.

Ya se puede ver en los patios de las casas de clase media y baja a los perros comiendo cáscaras de plátanos, de guineos; ya toman "sancochadura" de víveres. En los pueblos y en los campos del país, las cáscaras de víveres sancochados, era la comida por excelencia para los puercos, todavía se usa por ser desperdicios que no cuestan nada.

Los perros se dan su "jartura" de cáscaras de guineo maduro. Hasta la familia, cuando por un puro lujo compra un pica pollo para cuatro personas, mastican tanto los huesos que cuando le echan lo que sobra al perro, éste tiene que compensar la pírrica comida comiéndose el plato plástico. Hay perros que comen hasta chicles, parecen gringos con su mascadera.

No es raro ver a un perro de clase pobre comiendo fundas plásticas, "teteras" de biberones, pañales sucios, esto último es para ellos, lo es un banquete de bollos con "Pica Pica", o un plato de yaca sancochada

en sopitas ya que el sabor salado del orine del pañal le sirve de de aderezo.

Me imagino que es por eso que les gusta tanto a los perros "viralatas" comer pampers, hoggies, Chupetín, etc........... No es raro ver a perros, seguidos por otros correteando por la calle, para quitarle unos pantys o pantaloncillos o, unas medias viejas.

En los pueblos, los burros se meten en los patios a merendarse la ropa que está tendida en los cordeles. Supongo que para ellos, esa ropa acabada de lavar y con sabor a jabón de cuaba, le sabrá a bofe con Ketchup

Es que en las casas no hay dinero para comprar lo necesario para la familia y las mascotas. Contrario a las casas de los ricos, donde todavía les echan a los gatos leche de vaca.

Yo digo que los perros realengos son hasta pendejos, porque en lugar de estar tumbando zafacones en la calle, deberían irse a una fritura, acechar que el dueño está distraído, coger un buen pollo y mandarse en una carrera. Pero no piensan.

Ahora venden alimentos concentrados para gatos, aves y todo animal doméstico. Pero un gato que coma esa vaina, no puede salir a la calle porque lo matan los gatos de la plebe, son muy "mamitas" y encopetados, que miran a los demás por encima del hombro, pero mas cobardes que un funcionario corrupto.

El gato de clase alta no pelea; desde que ve un gato de callejón, se engrifan del miedo y "se mandan". Es que es un pleito disparejo porque, dígame usted, un animalito al que en su casa lo tratan como si fuera una gente, que come alimentos de funditas y potes, al tiempo se vuelve hasta pájaros. ¿No han visto ustedes un perro "cogiendo" los zapatos de alguien que va a visitar a los dueños?

Esos gatos alimentados con tantos "reguindales", casi siempre están en vicio, es que viven metidos en una casa la vida entera y no los dejan salir a pelarle el guineo a una gata de la calle y mucho menos, le llevan una gata, no importa que sea una gata "grillo" de la calle. Sí, ríanse, pero yo sé que es así.

Jamás podría un gato de la "jai lai", tener el vigor y los cojones suficientes para enfrentarse a un gato de callejón, que vive "jarto" de ratas, cucarachas, y todas las alimañas que haya en las alcantarillas.

Esos gatos, no han tenido que enfrentarse nunca con una trulla de gatos, peleando por un hueso viejo, ni por el amor de una gata callejera, es decir, una "gata puta".

Dejaré el tema de las vicisitudes de los animales domésticos, pero sólo por el momento, ese es un tema largo y lo abordaré en una segunda parte.

Pero también debo recordarles que, los animales domésticos, se van descascarando simultáneamente con las de sus amos.

Cuando veo un animal en la calle lleno de "ñáñaras", pienso que en la casa del dueño, las cosas están bien feas.

¿Acaso no han visto ustedes, un infeliz perrito salchicha, Chow Chow u otro perro de clase comiendo concón con habichuelas? ¡Un abuso! pero no hay para más. ¡Ah, otra cosa! los perros de la calle se purgan ellos mismos, comen tierra, comen yerbajos que los ayudan a limpiarse los intestinos, aunque eso no les quita la podredumbre de sus "vientos", pero se mantiene vivos por sí solos.

Nunca verán a un perro de familia rica, comiendo yerbas u otra cosa del patio. Cuando tienen problemas, los llevan a un veterinario y hasta les hacen operación de "estómago abierto".

Al perro de casa pobre que le da una enfermedad cualquiera, se lo llevó el Diablo, si no se sanan solos, se jodieron pues, regularmente los dueños los botan bien lejos de la casa, sin pensar siquiera en que, si por un milagro de la naturaleza el perro se sana sólo, pueda volver a la casa.

¿Verdad que son crueles? Pero no los culpen, a eso le llamo, miseria humana.



elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir