sábado, 26 de enero de 2013

CHÁCHARAS: EL CHOFER Y EL CONCURSO


Por Henry Osvaldo Tejeda BáezHace días iba yo en un carro del concho, me dirigía hacia un taller de mecánica donde le estaban arreglando un desperfecto a mi troncomóvil", léase, mi camioneta "del año"..............95. 

Para mi es un vehículo de este año, porque todavía lo tengo este año. ¡Si, ríase!, que me importa a mi.

El chofer, un tipo cherchoso y "salío", uno de esos a los que el pueblo bautiza como que son "una cura". Este reunía la condición hasta de "averiguao".

Hablaba con todos los pasajeros, los tuteaba, se reía, hablaba de política con un desparpajo que, el que lo escuchaba, diría que ese hombre podría tener futuro como político, solo tendría que bañarse bien (el tipo olía a cebolla podrida).

En la radio del carro, se transmitía un concurso, en el que se le hacía una pregunta al oyente que llamaba a la estación y si acertaba, le regalaban cualquier pendejada. 

Pero ese día estaban rifando lavados de cabeza y el premio era peinado gratis en un salón de la capital. Cosas así

Al chofer se le prendió el bombillito y sin pensarlo dos veces, sacó su celular y marcó el número de la emisora:
_Aló, aló, dijo el chófer
_Buenos dias, de dónde me hablan? -Dijo el locutor
_Soy Ruben Matos, y quiero concursar, soy un chofer de carro público y lo estoy llamando en estos momentos desde mi carro.

Dígame, quién descubrió la insulina? Pero como la llamada es sin costo para usted, espéreme a que vengamos de comerciales para que me la conteste. ¡Quédese en línea mientras dure la pausa y luego yo le aviso para que me dé su respuesta.

¡Ay, pa'qué fue eso! El chofer empezó a hacer una encuesta a ver quién de los pasajeros sabía la respuesta a la pregunta. 

Una señora dijo:
_Fueron los gringos, esas gentes de ojos azules, lo saben to.
Otra mujer, con una biblia en la mano dijo:
_Eso fue como dice la señora de al lado, pero fue dirigido por Dios. 
_¡Ay, estos, evangélicos! dijo otro pasajero-
_¿Y qué de malo tenemos los evangélicos, acaso no podemos opinar ? ¡Reprénde Dios a este Diablo y estrújale la lengua por irreverente!
_Pero Doña, usted si es ácida, no parece cristiana -dijo el hombre-
La doña le cortó los ojos a la vez que le dijo: 
_¡Arrepiéntete, así no criticarás tanto!

Un señor que estaba sentado en el lado derecho trasero, que llevaba una boina verde olivo y negra dijo:
_Los cubanos son los que más adelantados están es los inventos, la insulina la inventaron ellos.

Así, pasaron tres minutos, cuando se escuchó la la voz del locutor:
_Señor, si está usted aun ahí, queremos saber la respuesta sobre quién fue que inventó la Insulina.

El chófer, con un aire guglístico (de Google) dijo casi voceando:
_El inventor se llama Insulino, porque los gringos le ponen el nombre del inventor a los productos.

_El locutor no pudo aguantar la explosión de risa a la vez que en tono burlón le dijo al chófer:
_Por si acaso, ¿fue usted el que inventó el ñame? jajajajajajaja
El chófer no esperó mas burlas y colgó, a la vez que decía"
_Cualquiera se equivoca, acaso seré yo Dios para no equivocarme

El chófer se volteó mirando a todos los pasajeros y dijo:
_Y ustedes, ¿porqué me miran así?
De inmediato se calló la boca,  y cambió de Emisora. 
¡Estúpidos! -pensó-

No tengo que decirles sobre la risa y el cuchicheo de los pasajeros cuando vieron la cara a ese "habladetó" quien, de la verguenza, no habló más.

elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir