domingo, 10 de febrero de 2013

CHÁCHARAS SOBRE TEMAS PENDEJOS


Por Henry Osvaldo Tejeda Báez

Este mundo se ha jodido, la tecnología les ha puesto a las mujeres las cosas al alcance de la mano; ya una mujer de 60 años no se puede decir que es vieja porque se hace tantos tratamientos en la piel que el que no la conoce, dice que es una "jevita" de 30. 

Por más médicos especialistas en desarrugar a mujeres, ya no dan abasto. Hay expertos en poner traseros, usted ve mujeres con unos culones que parecen butacas o, sillines de barras de bares.

A otras les poner un "teterío" tan grande, que luego viven con dolores en la columna vertebral y en la espalda, porque el peso de las mismas es más de lo que puede soportar su chasis.

¡Dígame usted! ¿Para qué esas tetas tan voluminosas? ¿Para que ser tan culona? ¡Explíquenme!

OTRO TEMA
La computadora puede en un tiempo no muy lejano, sustituir a las celestinas y/o maipiolos, pues con solo dar un clic, le puede ser enviado a usted una mujer o un hombre (según sea el sexo del que lo solicita) y con la pinta que le guste.

Ya dije en unas chácharas anteriores que, en Alemania, unos tipos habían descubierto un chip mediante el cuál, se puede enviar olores vía Internet. 

Les digo que eso sería lo máximo porque, yo mismo aprovecharía para enviarle a nuestros diputados (mientras estén sesionando, claro está), una carpeta llena de "peos químicos" para mantenerlos tapándose las narices por horas o, en el peor de los casos, hacer que suspendan esas orgías de trueques.

Se podrían ocasionar discusiones y, hasta pleitos entre los legisladores, pues se estarían acusando unos con otros. 
_Malditos indecentes -diría uno-
_Asquerosos, tiene que haber sido la oposición para boicotear el préstamo que conoceríamos, diría otro.

_¿No sería la madre tuya, la que se "jondió" el follón? -responde uno de la oposición, al sentirse aludido.

_Malditos puercos, deberían ir al sanitario antes de venir a la sesión, deberíamos sesionar para que hicieran más letrinas en el Sur Largo.
_Pero, y qué está diciendo este grajoso capitaleñito, en el Sur Largo somos más gentes que ustedes, buen asqueroso. -dijo el diputado de una provincia cercana a la frontera-

_El que se tiró ese follón, debería darle vergüenza, y no ponerse a comer frituras en la carretera, para luego venir a cagarse en esta honorable sala.

_Calma, calma honorables, ¡Orden, orden! -dice el presidente-
_Qué orden ni que pendejá, mejor suspenda esta letrina -dice otro-

_Como esto lo que parece es un pleito de perros, voy a suspender la sesión. O se callan o la suspendo, coño -Dice el presidente-

_Acaso está usted tupío de las narices, honorable presidente? -pregunta un diputado-
_¡Se acabó, se acabó, se suspende la maldita sesión, váyanse al carajo, recua de puercos.

La secretaria toma notas pero, al llegar al punto donde debe escribir el motivo de la suspensión de la sesión, le pregunta al presidente:

_Honorable presidente, dígame el motivo que debo poner por el que se suspendió la sesión.
_Por un peo, si, así mismitico, póngalo así mismo, para que les dé vergüenza -Dijo el presidente de los diputados-

Me parece que es buena la idea de mandarle "peos químicos" a esos chupacheques, al menos nos ahorraríamos muchos disgustos boicoteándoles las sesiones. 

Al fin y al cabo, para qué carajo nos sirven los legisladores, que no sea para jodernos?



elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir