martes, 19 de marzo de 2013

CLARO, INDOTEL Y POLICÍA ESTIMULAN ROBO CELULARES

Deivi Black, sujeto que está utilizando un teléfono
robado, y que, según él, compró como nuevo en una
compañía en una oferta promocional.
LA ROMANA.- Si usted quiere saber quienes son los responsables y estimuladores del robo de celulares, por lo menos en este país, lea detenidamente la crónica que a continuación narramos, tal y como fue ocurriendo.

El día 27 de diciembre del pasado año 2012, a eso de las 7 de la noche, de un edificio de 3 niveles, con una casa de un nivel en lateral Este y una de dos niveles al Oeste, uno o más desconocidos sutrajeron por una ventana (en el tercer piso) un celular marca Black Berry.

El mismo se encontraba cargando sobre un gavetero. También se llevaron una toalla.

Al día siguiente, el 28/12/12, la propietaria se dirigió a la comandancia local de la Policía, donde le dijeron que consiguiera las generales del aparato en la compañía que lo tenía activado. Lo cual ocurrió de inmediato en la tienda de Orange en Jumbo, notificando igualmente a esa empresa la pérdida del aparato.

Regresada al cuartel, preguntar por doquier donde hacer la denuncia y rebotando de un lugar a otro, consiguió a un conocido que la llevó a una oficina donde una jovencita, civil, tomó los datos y emitió un documento contentivo de la denuncia en cuestión.

Ese documento debía llevarlo ante el Fiscal de turno en la policía, el cual no estaba a esa hora y día ahí. Al otro día tenía muchas ocupaciones. Al tercer día, haciendo "guardia" desde las 7 de la mañana y en compañía nuestra (como padre de la víctima y primer propietario del aparato) a las 10 de la mañana penetramos al despacho del indicado fiscal.

-Qué quieren?
-Señor, nos dijeron que esta denuncia usted debía firmarla para que la Policía pueda rastrear ese teléfono robado.
-Quién les dijo eso. Yo no tengo que ver con eso.
-Señor, intervengo yo, donde hicieron el documento nos refirieron e indicaron que si usted no firma no se hace el rastreo, por eso estamos aquí.
-Pero ya les dije, acotó el fiscal, que vayan y digan que yo mandé a decir que lo rastreen.

El tono del Fiscal Víctor Camacho, que no levantó la vista para mirar con quienes hablaba, no puedo narrarlo, pero si decirles que era algo así como un merecido boche a unos intrusos, pedigüeños, que fueron a infortunarle el día.

Un recorrido por varios escritorios hasta que alguien dijo que el teniente Reyes era el encargado de teléfonos y estaba por ahí.
-Si, yo soy el oficial encargado de eso, déjenme una copia de ese papel, y sepan que estamos en navidad, tenemos muchas otras cosas, y las compañías telefónicas no están en eso ahora.

no había otra opción, sacamos la copia en los alrededores y se la depositamos... Hay mamá... cuantos viajes, cuantas vueltas, cuantas excusas para un día escuchar del teniente Reyes que ya sabían que fue activado en Claro y que tenían hasta el número de uso. Debíamos volver.

Más vueltas y vueltas daba yo, porque mi hija esta embarazada y ya había alumbrado. No se recordaba de que caso se trataba, tuve que llevarle de nuevo el papel. Regresar una semana después para escuchar que el sujeto lo estaba usando desde Sabana de la Mar, eso era muy lejos y otra jurisdicción.

-Por qué no buscan una muchachita que lo contacte por el Bibipin y le diga que quiere conocerlo, que venga aquí, y ya en este territorio me llaman y lo hacemos preso....

Escuchada esa perla. no hay nada más que hacer. Hablamos por el Pin con el sujeto ladrón (Deivi Black) y si no es el ladrón, que usa el teléfono robado. Le dijimos lo que ha ocurrido con ese aparato, alegó que lo compró nuevo, que iríamos juntos a la fiscalía... nos borró del Pîn, pero tiene activado el celular perdido.

COLOFÓN: La actitud de la Policía en esos casos; la prepotencia de un fiscal; el afán de vender chips de las compañías, estos son los verdaderos estímulos para el robo de celulares y que hasta maten por conseguir uno.

RECOMENDACIÓN: Cuando se nos pierda un aparato telefónico de esa naturaleza, ubiquemos al ladrón o cómplice porque usa lo robado, démosle un tiro o un palo, y hagamos justicia con nuestras manos, porque quienes tienen que hacer justicia SON LOS VERDADEROS CÓMPLICES DE ESAS ACCIONES DELINCUENCIALES.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir