sábado, 25 de mayo de 2013

Baches y ambigüedades en el premio Pedro Henríquez Ureña


RAFAEL  PERALTA  ROMERO [mediaislaEl premio con el que se honrará la memoria de la más alta figura de las letras dominicanas fue instituido el 27 de marzo de 2013. Días después se informó tímidamente que el autor seleccionado era Luis Rafael Sánchez, novelista y dramaturgo de .
El premio literario  Pedro Henríquez Ureña, recién creado por el  dominicano y entregado de inmediato al puertorriqueño Luis Rafael Sánchez, no ha generado en la comunidad intelectual el entusiasmo que merece una acción de tal envergadura. El galardón, dotado de veinticinco mil dólares, reconocerá la  de toda la vida de un  iberoamericano.

Fue entregado la  del 29 de abril en medio del barullo de la feria del . El poeta Miguel D. Mena, único dominicano miembro del jurado, relató lo siguiente: “Anoche fue el Premio Pedro Henríquez Ureña y las hermosas palabras de Luis Rafael Sánchez. Pienso que pudieron ir muchísimos más “intelectuales” dominicanos que los que asistieron. No vi a ninguno de los escritores de los 60 ni de los 70, ningún novelista o cuentista o dramaturgo de importancia (salvo a Giovanny Cruz y a Carlos Castro)”.
El  premio fue instituido mediante el decreto presidencial 93-13, el cual adolece de lamentables  imprecisiones. de los considerandos recuerda que Henríquez Ureña (1884-1946) constituye la más alta cumbre de la crítica literaria iberoamericana en la primera mitad del siglo XX y que aún sirve de parangón e inspiración para una pléyade de creadores y pensadores provenientes de América Latina y .
Pedro Henríquez Ureña fue crítico, filólogo, lingüista y maestro, autor de una gramática de la lengua española, en el que produjo toda su obra. Pero el decreto insiste en referirse a la cultura iberoamericana. E insiste tanto en ello que mueve a pensar que se confunde este concepto con el de hispanoamericano.
Sin duda, Henríquez Ureña fue un escritor de la lengua española. Conocía otros idiomas, pero el  que defendía, estudiaba y enseñaba era el . Fue su trabajo, podría decirse. Por eso no entiendo el artículo tres del decreto mencionado, que es hasta ahora el único reglamento del premio.
Dice: “El premio será concedido a dos creadores iberoamericanos en cualquiera de los géneros en que se manifiesta la inventiva literaria, la crítica literaria, o el pensamiento humanístico en su despliegue histórico o contemporáneo y donde se articule una reflexión en torno a la expresión iberoamericana”.

Pero el artículo cuatro no se queda atrás en cuanto a confusión, pues indica que “Dichos escritores iberoamericanos podrán serlo por nacimiento, origen, naturalización y/o residencia”. O sea —pienso yo ingenuamente—, que un ciudadano alemán residente en Brasil califica para recibir este galardón. Brasil es todo Iberoamérica.
Para fines de un premio como ése, lo primero a tomar en cuenta es la lengua en la que escribe el autor. Francisco Ayala lo dijo: “La patria de un escritor es su lengua”. Si de algún modelo ha de  partir este premio, es del Miguel de Cervantes, dotado de 125 mil euros, el cual entrega el rey de España en absoluta solemnidad.
¿Quién es el otro  escritor premiado?
El premio con el que se honrará la memoria de la más alta figura de las letras dominicanas fue instituido el 27 de marzo de 2013. Días después se informó tímidamente que el autor seleccionado era Luis Rafael Sánchez, novelista y dramaturgo de Puerto Rico. Pero el artículo nueve del decreto 93-13  señala  que serán dos los autores que reciban el lauro.
Veamos: “El premio tendrá una dotación de dos (2) premios en metálico de veinticinco mil dólares (US$25,000.00), un (1) diploma de acreditación y una (1) escultura creada por un artista dominicano”. ¿Quién es el otro escritor premiado? ¿Para cuándo se dejó la entrega? ¿Será que en cada versión concederán la distinción a un dominicano y a un extranjero? No sé…
A propósito de dominicanos, los compatriotas de Pedro Henríquez Ureña y del presidente Medina si bien somos iberoamericanos, mejor nos identificamos como hispanoamericanos, pero al parecer estamos incluidos como posibles beneficiarios del lauro, lo cual no está dicho  explícitamente pero sí implícitamente en el decreto.
Un señalamiento que quita esperanza a los autores dominicanos está contenido en el artículo seis, el cual de paso crea confusión con aquello de “las obras y las personalidades premiadas”. ¿Qué obras? No deja de ser chocante que un premio originado en un país de habla hispana exija que  los autores hayan “mostrado, a través de su producción, solidaridad y compromiso con la promoción de la cultura iberoamericana”.
¿Dónde se indica implícitamente que los dominicanos tienen acceso a ese premio? Se deduce del  artículo ocho, el cual dice que “El premio no podrá otorgarse a escritores que ostenten, al momento, posiciones relacionadas directamente con la organización del mismo”, entiéndase el ministro de Cultura, los viceministros, el comisario del Premio, el director de Gestión Literaria, y los demás funcionarios del Ministerio, que obviamente han de ser dominicanos.
El más importante reconocimiento a la obra de por vida a un escritor de  habla  —y escritura—  en lengua española lo es sin duda el premio Miguel de Cervantes, aunque no sea éste el de mayor dotación económica. El Pedro Henríquez Ureña, generosamente creado por el gobierno dominicano, podría ser el segundo de este tipo.
El jurado está compuesto por intelectuales en los que se destaca su vínculo con la obra de Pedro Henríquez Ureña, que aunque son de origen hispanoamericano, residen en Europa y América del Norte. Las academias de la lengua española de los países americanos han sido ignoradas, y no es bueno que esto ocurra con un premio de esta categoría. ¿Quién propondrá los candidatos al premio Pedro Henríquez Ureña?
Como insiste el decreto con la cultura iberoamericana, me permito insistir con el Cervantes, oficialmente llamado Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes, que es concedido anualmente por el Ministerio de Cultura de España a propuesta de las Academias de la Lengua de los países de habla hispana. Lo han recibido veinte escritores españoles y dieciocho hispanoamericanos.
Procede tapar estos baches cuando se elabore el reglamento del premio, por Pedro Henríquez Ureña y por la lengua española. | rpr, santo domingo, rd rafaelperaltar@hotmail.com

elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir