lunes, 9 de junio de 2014

ACV enfermedad que diezma a los periodistas dominicanos: solicitan pensión al Estado para afectados

Por OLIVO DE LEON
Presidente del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP)

SANTO DOMINGO.- La enfermedad conocida con los nombres de Accidente Cerebrovascular (ACV), infarto cerebral, derrame cerebral o apoplejía es una de las que mayor incidencia negativa tiene entre los periodistas de la República Dominicana.

Para muestra un botón. En las últimas semanas, que sepa yo, este mal ha puesto en un hilo la vida de los periodistas Marcos Tejeda Céspedes, de Santiago; Félix González, de Montecristi; Manuel Vólquez, de Barahona y quien reside en Santo Domingo. Y hace poco atentó contra la vida de Manuel Ureña, de San Pedro de Macorís, y de Francisco Gónzález, de Barahona.

El ACV es provocado por el taponamiento o la rotura de una arteria del cerebro. Generalmente viene acompañado de arterioesclerosis e hipertensión arterial y según los expedientes que tiene el CDP en su poder, de los periodistas que solicitan pensiones del Gobierno, es la primera causa de invalidez de los comunicadores sociales del país y una de las principales causas de muerte.

Entre los casos más recientes que hemos citado, se encuentra el del periodista santiaguero Marcos Tejeda Céspedes, internado en el Centro Clínico La Unión Médica de Santiago el 13 de mayo de este año, en cuya Unidad de Cuidados Intensivos permaneció en estado coma durante dos semanas.

Otro caso es el del también periodista Félix González, de Montecristi, interno desde el lunes dos de junio en la Unidad de Cuidados Intensivos del Centro Cardiorenal del Cibao Ciencia Tecnología al Cuidado de la Salud (CENCARCI) de Santiago, donde además padece de un paro respiratorio que lo mantiene en estado de coma.

En tanto que Manuel Vólquez, director de Relaciones Públicas del Plan Social de la Presidencia, sufrió un ACV por el que fue internado, el sábado 7 de junio en la Sala de Cuidados Intensivos de la Clínica Alcántara y González de esta capital.

En lo relativo Tejeda Céspedes, la cuenta acumulada en el Centro Clínico La Unión, de Santiago, sobrepasó el millón de pesos, reducido un poco por la intervención de Colegio Dominicano de Periodistas, que todavía debe a la clínica RD$362,000.00 (trescientos sesenta y dos mil pesos) sin contar el 80% que ya cubrió el seguro y pagos parciales que hicieron sus familiares .

El costo de las atenciones de Félix González no se sabe a cuánto ascenderá, pues su situación se ha complicado con el paro respiratorio y ha estado en coma desde su ingreso al centro asistencial.

Tampoco se sabe el monto que cobrará a clínica que asiste a Vólquez.

De lo que sí estamos seguros es de que los números subirán al extremo de que, como en el caso de Tejeda Céspedes, el Instituto de Previsión del Periodistas (IPPP) y el CDP tendrán que salir a la calle a buscar ayuda, ya que los salarios que perciben los compañeros no le alcanza para sufragar los gastos que conlleva esta enfermedad, ni ninguna otra, además de que “la seguridad social” ni es segura ni es social.

Estos tres compañeros como muchísimos otros estamos seguro que quedarán en situación de dependencia, por lo cual urgen de ayuda o más bien de una pensión del Estado, como lo otros periodistas que han solicitado esta asistencia y que están en la lista que tiene la Presidencia de la República y de la cual todavía no ha dado respuesta.

Entre esos compañeros figuran Guillermo Antonio MacDougal, Francisco Marcelino Tiburcio, Julio César Vásquez Capellán, Francisco González, entre otros.

Algo del ACV


Las enfermedades cerebrovasculares constituyen, en la actualidad, uno de los problemas de salud pública más importantes. Son la tercera causa de muerte en el mundo occidental, la primera causa de invalidez permanente entre las personas adultas y una de las principales causas de déficit neurológico en el anciano. 

El daño cerebral supone una rotura en la trayectoria vital del paciente y, por su elevado coste sociosanitario, condiciona las situaciones familiares, sociales e institucionales.

Puede darse por dos causas: 


Ataque cerebrovascular isquémico: es la causa más frecuente y se produce cuando se tapa una arteria y no llega sangre a una parte del cerebro. Se conoce también como infarto cerebral. 

Ataque cerebrovascular hemorrágico: se produce al romperse una arteria dentro del cerebro provocando una hemorragia y dañando el sector donde ocurre. 

¿Cómo puede prevenirse?


Para prevenirlo es importante:

Controlar adecuadamente la hipertensión arterial. No fumar. Tratar adecuadamente los trastornos del colesterol con dieta y medicamentos si fuera necesario. Tratar la diabetes o el síndrome metabólico (resistencia a la insulina). Desarrollar una actividad física regular y moderada. Controlar el déficit de magnesio. Tener un diagnóstico precoz de las obstrucciones arterioescleróticas de las arterias carótidas y su corrección (se realiza por medio de un examen médico y una ecografía de las arterias carótidas). Prevenir con medicación las trombosis y embolias cerebrales 

¿Cuáles son los síntomas?


Vértigos. Dificultad para hablar. Piernas o brazos entumecidos o adormecidos. Entumecimiento o adormecimiento de la cara. Dolor de cabeza intenso y no habitual. Dificultad para caminar. Pérdida súbita de la visión de un ojo, o visión borrosa o limitada. Mareos. Dificultad para manejar los brazos o coordinar los movimientos. Confusión general


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir