jueves, 16 de octubre de 2014

No hay retractación, el libro "El lado oscuro de la SunLand" sigue circulando

Aristy Escuder declara: No hay retractación ni difamación, existe evidencia en la corte estatal de Miami que confirma el contenido del libro "El lado oscuro de la SunLand.” 14 de octubre de 2014.

Hasta el día de hoy tanto yo como mi familia hemos soportado estoicamente las críticas a nuestra decisión de firmar un "Acuerdo de Solución de Litigio Internacional” que permitiría el cierre del caso de demanda por difamación interpuesta por Félix Bautista y el Grupo SunLand en contra de José Alejandro Ayuso y, quien les habla, Jaime Aristy Escuder. 

Es interesante notar que el número de personas que nos critican en los medios y las redes sociales es mucho mayor que el número de personas que nos apoyó cuando iniciamos la defensa de los intereses del país en la Corte estatal de Miami. A estos últimos ciudadanos, quienes nos apoyaron con recursos y tiempo, nuestro agradecimiento eterno e infinito. 

Quiero aprovechar esta oportunidad para aclarar el contenido de ese Acuerdo, que refleja básicamente lo que hubiese sido el resultado final del juicio por difamación en contra nuestra, cuyo término estaba previsto prolongarse por un año adicional de litigio. 

Ese Acuerdo no es un documento de retractación de lo escrito en el libro "El lado oscuro de la SunLand.” 

En ese documento de acuerdo se reconoce que el libro no se escribió con intención difamatoria. El libro se escribió para presentar pruebas que facilitarían a la justicia dominicana determinar si el caso SunLand tipifica un acto de corrupción y de lavado de activos. 

En el documento de Acuerdo se reconoce que el libro se escribió con información disponible previa a su publicación en abril de 2012. Por eso se reconoce que el proceso de descubrimiento (Discovery), realizado en la demanda que nos realizara el senador Bautista y la SunLand en la corte estatal de Miami, Dade, permitió obtener información adicional que aclaró imprecisiones que contienen el libro. 

Un ejemplo de esas imprecisiones. En el libro se establece que a la cuenta privada utilizada para recibir los depósitos de manera ilegal en la República Dominicana, propiedad de la empresa Consorcio Hemisferio Imperial, se le transfirió la suma de 112 millones de dólares. El proceso llevado en la corte estatal de Miami permitió aclarar esa imprecisión. El monto transferido a esa cuenta fue de 67 millones de dólares. El resto del dinero del pueblo dominicano fue utilizado por la SunLand a su libre albedrío entre enero y agosto de 2007. Todavía a la fecha actual no se sabe que hizo la empresa con ese dinero. 

El Acuerdo también establece que después de publicado el libro, específicamente el 13 de agosto de 2012, tres días antes de dejar el poder Leonel Fernández, se evacuó la decisión judicial No. 03093 de Hotoniel Bonilla, en ese entonces titular de la Dirección Nacional de Persecución de la Corrupción Administrativa (DPCA), que archiva 17 casos de corrupción en contra de Bautista. 

En el Acuerdo se establece que se toma conocimientode esa decisión judicial, adoptada después de la fecha de publicación del libro, y se especifica lo que la misma sostiene con relación al caso SunLand. En ningún momento, Jaime Aristy Escuder o José Alejandro Ayuso aceptan como bueno y válido el contenido de esa decisión judicial. 

El Acuerdo también establece que las partes reconocen que el proceso de descubrimiento (Discovery) permitió confirmar y esclarecer información presentada en el libro. 

En ese contexto, el Discovery permitió confirmar la validez de todos los documentos presentados en el Anexo del libro. En resumen, confirmó como buena y válida la evidencia que demuestra: 1) que en diciembre de 2006 fueron emitidas 19 Notas Promisorias en los mercados internacionales por 130 millones de dólares sin la aprobación del Congreso Nacional y que desde el inicio fueron consideradas como deuda pública por los bancos que adquirieron esas Notas; 2) que el dinero no llegó a las cuentas del Gobierno, como establece la legislación dominicana, sino a una cuenta privada de la SunLand en Miami; 3) que la mayor parte de ese dinero fue transferido posteriormente por instrucciones de Bautista a la cuenta de la empresa Consorcio Hemisferio Imperial; 4) que el banco HSBC requirió en diversas ocasiones el pago de las Notas y que mantuvo informado de esos reclamos al Poder Ejecutivo desde febrero de 2007; 5) que el 8 de octubre de 2007 el ingeniero Pedro Delgado Malagón publicó un presupuesto de las cinco obras en construcción en la UASD ascendente a 112.3 millones de dólares y que en febrero de 2012 señaló que el presupuesto de esas mismas obras ascendía a 183.9 millones de dólares; y 6) que se utilizó el sistema bancario de los Estados Unidos para desviar fondos del gobierno dominicano a cuentas privadas controladas por la SunLand. 

El Acuerdo firmado para poner fin al litigio internacional también obliga a la SunLand a no demandar al Estado Dominicano por este caso. Ese requisito, que se incluyó a mi solicitud, se debe a que en el proceso de descubrimiento quien les habla se percató de que la SunLand estaba preparándose para demandar al Estado Dominicano por más de 235 millones de dólares por habérsele rescindido el contrato en noviembre de 2007. Ante esa nueva documentación, que le costaría tanto dinero al pueblo dominicano, Jaime Aristy Escuder se negó a firmar cualquier Acuerdo a menos que la SunLand aceptase no demandar al Estado, por ese motivo, el período para obtener la firma de la SunLand en el Acuerdo se extendió hasta la primera semana de septiembre. 

Por último, el proceso de descubrimiento en la corte de Miami permitió obtener nueva documentación que revela que la magnitud de las violaciones en contra del Estado Dominicano fue mucho mayor que la inicialmente conocida y publicada en el libro "El lado oscuro de la SunLand.” Corresponde a las autoridades competentes de la República Dominicana decidir el uso que le dará a esa información. 

Muchas gracias.-


Tweet
elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com

Imprimir