miércoles, 11 de noviembre de 2015

Leo Coste, el veterinario de los animales de los pobres

Por Elpidio Tolentino Garrido.
(Tomado del Semanario impreso El Tiempo)


LA ROMANA.- Leonardo Coste es un médico veterinario muy conocido en la provincia de La Romana, y según él, mucho más allá. Y ese apellido?

“Tu lo oyes de diferentes formas, pero el origen es el mismo. Cotes, Coste y Cotex, eso es lo mismo. Ahora, yo soy oriundo de La Vega… espera un momento, hay un cliente”.

Iniciaba la conversación con Leo en su Clínica Veterinaria, donde siempre está dando servicios, cuando fuimos interrumpidos por un ciudadano queriendo saber qué hacía con su perra, ya había estado en calor tres veces y no quería saber de perro.

Algunas preguntas de parte del facultativo, “si puedes traérmela luego sería mejor, pero cuando vuelva a estar en celos no le eches perros de su raza, sal con ella a la calle y déjasela a los viralatas, esos saben como entrarle, ya después de ahí lo pones de su clase”.

Dicho y oído esto, seguimos con Leo. Ya se siente romanense, vino aquí porque estudiando en la Universidad Autónoma de Santo Domingo conoció a quien hoy es su esposa, eran buenos amigos y ya tiene más de treinta años casado con María Dolores Sisquella, con quien procreó dos hijos, uno Ingeniero Civil y el otro arquitecto.

Trabajaba en Agricultura en Santo Domingo, pero vio la posibilidad de que con Mari Loli (así le dice a su esposa), instalaran una farmacia aquí y no lo pensó dos veces. Esa farmacia se fue a pique, según Leo, por falta de experiencia, que lo llevó a coger mucha lucha.

Llegó aquí con la mentalidad de los cibaeños. De buena gente, sin malicia, amigo de todo el mundo, pero aprendió como se vive aquí y se sigue siendo amigo sin malicia.

Los Estudios


Leo Coste decidió estudiar veterinaria por la influencia de ver a su abuelo “bregar” con los animales, era empírico pero los curaba y trataba bien. Leo se fue encariñando con los perros, y con los animales en sentido general.

En 1985 concluye la carrera en la UASD, y ya en 1987 era el doctor Leonardo Coste. Con sus relaciones consiguió trabajo en Ganadería de Villa Mella como veterinario. Se encargaba de las enfermedades zoonóticas, que se transmiten de los animales al ser humano.

Recuerda que siendo estudiante en el Gobierno de Antonio Guzmán Fernández, consiguió un nombramiento con Fulgencio Espinal en la Lotería Nacional para ir periódicamente a la frontera, al Masacre, a Restauración, Dajabón, a reforestar esa área de la Isla.

En La Romana


Llegó a fundar hace más de 30 años su farmacia, quebró. Se dedicó a su profesión de veterinario, y creó el primer hotel veterinario en La Romana. Le pagaban una cuota y le daba alojamiento a los animales. Los alimentaba y atendía médicamente, pero luego ese servicio también perdió interés del público y lo abandonó.

Aquí pudo trabajar en el Gobierno del doctor Salvador Jorge Blanco, porque estaba en malas y un amigo era encargado del Instituto Agrario Dominicano a nivel regional. Julio Guerrero, quien lo nombró con asiento en La Noria, el Gato y Cumayasa, donde a decir de él, hizo una gran labor con esa comunidad, pero con el cambio de gobierno luego fue cancelado.

Su Veterinaria


Con los tropiezos que había tenido en el plano laboral, ya Leo Coste se decidió por instalar su clínica veterinaria, en un cuartico, pero la gente comenzó a buscarlo y ahí está aún.

“Yo no soy comerciante. Soy un servidor, todo el que viene aquí con algún tipo de problema de su animal, encuentra la solución. Le pido lo justo, el que tiene me lo paga, el que no tiene regatea, le rebajo, el rebajo y hasta se lo fío, la mayoría me paga cuando le fío, otros se olvidan, pero al final le he resuelto el problema de salud de su animal”.

Edgard Marrero, un allegado a Leo Coste, sostiene que Leo pide mil pesos por un servicio y dependiendo de la posibilidad del cliente, le baja hasta cien pesos, no lo deja ir con el problema.

El versátil Coste dice que los médicos tienen un juramento Hipocrático, pero que en la mayoría de los casos esos profesionales demuestran su hipocresía no el principio de servir y salvar vidas. “Yo si sirvo, porque reitero, no soy comerciante, soy un profesional para ayudar a los demás, y en este caso a los animales de los demás”.

Conoció a Bruce Lee


En su ciudad natal de La Vega, Leo practicaba deportes, habiéndose destacado sobremanera en Karate. Allí conoció primero al maestro dominicano Miguel Peña, pero con mucho orgullo dice que también conoció a Bruce Lee. El reconocido karateka fue llevado a La Vega por el empresario Amir Canaán hijo, y así Coste lo conoció, antes, según él, de que lo envenenaran porque era un hombre que lo hacía todo, y eso muchos no lo soportaban.

Leo practicó Karate, Baloncesto, béisbol. En karate alcanzó el grado de Cinturrón Marrón, que era una gran cosa, no cualquiera adquiría un grado superior, había que fajarse. “No como ahora que todo es un relajo, como en la milicia, que los rangos se adquieren tan fácilmente”.

Fue profesor de karate por 8 años en La Vega. Representó al país y su ciudad en diversos eventos internacionales, como en Puerto Rico, Miami, Washington. Nos muestra fotos y trofeos, nos sugiere publiquemos algunas…

En los medios de comunicación


Leo Coste no sólo es famoso por sus atenciones desinteresadas a las personas que acuden a su clínica en búsqueda de la salud a sus animales, sino que tiene una presencia por más de 20 años en la televisión local.

Dice que inició en la televisión con Bienvenido Martínez (Bienvenido a la Cultura), a quien le guarda un gran agradecimiento porque encontró un canal para informar y educar a la población sobre enfermedades como la leptospirosis y el dengue, así como otras que se han presentado en nuestro país.

Ya salido de las manos de Bienvenido a la Cultura, Leo dice llevar más de 20 años interviniendo a la televisión romanense con Edgard Marrero y su espacio a Tiempo con Edgard, Allí, agrega, no sólo va el veterinario, sino que también va el hombre de conocimientos generales, y fácilmente se le ve dando una receta alimenticia, o recomendando como se hace un delicioso batido de aguacate.

Leonardo Coste es conocido por muchos como el médico de los animales de los pobres, como de los ricos, que con cuarto o sin cuarto, le busca la solución de salud a los mismos.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir