miércoles, 20 de julio de 2016

Negatividad versus positividad

Por CáNDIDA FIGUEREO, Periodista, residente en Santo Domingo


El poder de la prensa y de los medios digitales nos acerca diariamente a la realidad local y foránea que se produce cada día. Esta bendición también tiene sus ojerizas por la diversidad del público que la contacta, en algunos casos con una visión que no pasa más allá de las narices en lo inherente a la negatividad versus positividad.

Un total de 88 noticias negativas fueron servidas este martes solo en la portada de ocho digitales de prensa. Es decir que éstos tienen una versión física y otra digital.

Esas noticias estaban distribuidas en la siguiente cantidad por medio de comunicación : 14, 21, 05, 20, 4, 9, 11 y 4, las cuales se escogieron en el orden en que figuran estos digitales de prensa en el soporte para estos fines.

No hay dudas de que la misión de un medio de comunicación es informar, pero al mismo tiempo hay que empezar a sopesar si tanta negatividad pone un freno a la situación que se observa y en qué contribuye a atenuarla.

Un conocido me comentaba hace poco de un continente, donde también hay presencia dominicana, que los jóvenes de ese lugar no leen las noticias en los medios para no abrumarse con los hechos negativos que ocurren.

Es obvio que no somos angelitos y se presume que estamos preparados ¿todos? emocionalmente para recibir a diario el bombardeo negativo que nos brindan los medios de comunicación.

Sin embargo, al mismo tiempo vale preguntar cuántos están preparados emocionalmente para no imitar estos hechos de sangre cada vez más frecuentes, quizás hasta con el exclusivo propósito de salir publicados en estos medios de comunicación.

Si cada día se publicaran los referidos desmanes, al mes llegaría a la friolera de 2 mil 640 noticias negativas solo en portada.

Por estos lares no se tiene la “dicha” de Matusalén, de quien se dice vivió novecientos sesenta y nueve años. Aquí, por ejemplo, una niña de cinco años puede no llegar a la adultez cuando es dañada por la maldad de menores y adultos que parecen adolecer de probidad y sentido común, en lo que la crianza juega un papel fundamental aunque a veces pueden escapar de “las manos”.

Lamentablemente, sin querer queriendo, los medios de comunicación en sus distintas versiones tienen el compromiso de informar….y de contribuir quizás a aminorar estos hechos oprobiosos resaltando a los tantos hombres y mujeres de valía que son orgullo de sus comunidades y del país. Así quizás se pueda contribuir a tumbar el pulso de la negatividad versus positividad.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir