miércoles, 3 de agosto de 2011

CHACHARAS: EL DISCURSO DE LA NOCHE DE LOS PUERQUITOS

Por Henry Osvaldo Tejeda Báez
 

Voy a tener que ir a un médico, pero no sé a qué tipo de especialista de la medicina acudir, porque estoy teniendo unos sueños rarísimos desde hace tiempo. Puede ser a un "Pesicólogo" (me gusta escribir el nombre de esa rama de la medicina así, al fin y al cabo, qué carajo busca una P antes de la palabra Psicología  si no podemos ni siquiera pronunciarla. Para mis chácharas, esa  palabra sin P, es un palo.

 Podría ir a un gastroenterólogo, a ver si es por lo que me como en las noches que sueño tantas pendejadas.
Anoche me pasé la noche soñando con la diarrea y con puercos.  ¡Vaya usted a ver! Solo a mi se me ocurren esos sueños. ¿Qué maldad pude haber hecho, será mi Karma?

No es justo que me pase eso con tanta frecuencia. Yo leo mucho, entonces, ¿porqué no puedo soñar que andaba maroteando con Platón? ¿Por qué no soñar que andaba con Caamaño en Ciudad Nueva?; ¿por qué no soñar con que me tiré a Paris Hilton, aunque en el mismo sueño la haya botado por puta? ¿Verdad que no es justo? Pudiera soñar, dizque  que le cogí las nalgas a una de las presentadoras del programa del canal 15, y dizque tuve que salir huyendo porque me quedé con un trozo de nalga postiza, o también, que estuve brechando en el despacho de Bill Clinton cada vez que ese tajalán le pelaba el guineo a Mónica Lewinsky. Cosas agradables como esas, es lo que debo soñar y ni dizque con diarreas. ¡Qué joder!

Pues bien, me pasé gran parte de la noche soñando, y me preguntaba (en el mismo sueño) si era posible que un animal preñado que sufra de diarrea, puede parir antes de tiempo. Sabemos que cuando un ser humano o cualquier animal tiene diarrea cada vez que hace una fuerza en la que intervenga el estómago como; defecar, reírse a carcajada suelta, etc., se le sale el contenido del estómago, regularmente , ya en estado líquido.

Entonces, la pregunta que me hacía era ¿puede una puerca preñada y con diarrea, botar puerquitos cuando está defecando?
No puedo explicar el porqué de esta clase de sueño.

Antes de ir al médico, me he puesto a pensar en lo que comí la noche del sueño, veamos: un trozo de piña, un trozo de melón y un guineo con miel de abeja. ¿Ven? No creo que eso pueda hacerme soñar disparates porque, eeeeeh, aguarden, ahora recuerdo otra cosa que creo fue la culpable del raro sueño.

Recuerdo que cuando encendí la televisión esa noche, lo primero que me encontré fue a Leonel Fernández frente a una cáfila de energúmenos que parecían anonadados con lo que escuchaban. Este señor, estaba detrás de un podio frene a una claque de energúmenos idiotizados, tirando lo que yo llamo "diarrea de números raros", y cada vez que abría la boca (¿o que pujaba?), le salían a borbotones mas y mas disparates y no sé porqué pensé que lo que le brotaba por la boca eran puerquitos.
El hecho es que, me causaron un tremendo sueño, y entre sopor y sopor, hasta  pensé que yo estaba viviendo y gozando de un buen sueño, en un lugar de Suiza. Lo que escuchaba de Leonel, me hacía sentir que vivía en Europa.

Ya entre el sopor de la verborrea de Leonel, y su constante vómito de puerquitos, solo escuchaba aplausos y me parecía que eran los mismos puerquitos que daban gracias a su madre, por mantenerlos pegados chupando de sus tetas. Recuerdo que vi. miles de tetas, y entre mas y mas miraba, aparecían mas puerquitos y mas tetas. ¡Era el acabose! No sabía que había tantos puercos en ese país. Digo ese país, porque en realidad no sé si era en Europa o dónde, lo que sí se es que, lo que decía Leonel, no eran cosas que pasaban en este país, pues, era demasiado chulo.

Pero que va, no pude mas, me rindió el sueño. Es que eran tantos los puerquitos y tantos colores y tipos los que aplaudían, que ya no podía distinguir si era una puerca la que hablaba, si eran puercos los que aplaudían o si yo mismo ya me estaba volviendo puerco. Esto último no lo podía creer porque, yo solo miraba y no chupaba, no me dejaban chupar, porque era un grupo de "chupasolos".


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir