sábado, 9 de febrero de 2013

A 47 AÑOS DE LA MARCHA QUE CULMINÓ EN MASACRE

Angel García (7días.com.do)

Amelia Ricard Calventi
Las consignas, el ondear el viento de las banderas al viento, frente al Palacio Nacional, el sonar de los tambores que acompañaban la marcha de los estudiantes del Liceo Experimental Amelia Ricard Calventi, iniciaron el acto de recordación de los caídos aquel 9 de febrero de 1966. 

Cuando las manecillas del reloj marcaban las 10:00 de la mañana, los estudiantes del Liceo Experimental marchaban por la calle Moisés García lanzando consignas de recordación a los mártires. Han transcurrido 47 años del ametrallamiento ocurrido aquel día.

Las notas del himno nacional anunciaron el comienzo del acto. Rafael Santana, miembro del “Comité Permanente 9 de Febrero”, dio la bienvenida a los presentes. Tras mencionar los nombres de los estudiantes caídos pasaron a citar las personalidades que encabezaban el acto.

El homenaje estuvo presidido por autoridades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), del Comité Permanente 9 de Febrero y algunas de las víctimas del ametrallamiento. Los que estaban en pleno verdor de su juventud, hoy han encanecido.

Los rayos de sol acariciaban los rostros de los bachilleres, quienes escuchaban atentos las palabras de Francisco Vegazo, vicerrector de Investigación y Posgrado de la UASD. Cuendo rememoraba aquel acontecimiento el catedrático no pudo evitar dejar salir unas lágrimas.

El reloj seguía su curso. A las 10:30, Otto Pichirilo, dirigente estudiantil de la época, entregó un cuadro con fotos de lo acaecido aquel día a Juana Gómez, directora del plantel , y a la presidenta del grupo Estudiantes Progresistas, Gabriela Morales, quienes agradecieron el gesto y de todos aquellos que lucharon por edificar una mejor sociedad

Habían llegado hasta allí por la voluntad intransigente de recordar el sacrificio de vidas en flor. Se anticipaban un día a la fecha exacta porque, como expresión de la pervivencia de la intolerancia, el ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, les negó el permiso para hacerlo este sábado.

Cronología de los acontecimientos


El miércoles 9 de febrero de 1966 un grupo de estudiantes universitarios y secundarios realizaron una marcha hacia el Palacio Nacional demandando el reconocimiento de las autoridades de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, la entrega del presupuesto para la casa de estudiossuperiores, la desocupación de las escuelas y la salida del país de las fuerzas militares estadounidenses..

La protesta fue reprimida en un hecho en que perdieron la vida los estudiantesAntonio Santos Méndez, Miguel Tolentino y Luis Jiménez Mella. Unos días más tarde murió la estudiante, Amelia Ricart Calventi , de 14 años, quien fuera herida aquella mañana.En silla de ruedas por el resto de sus vidas quedaron los estudiantes Antonio Pérez (Tony) y Brunilda Amaral.

El relato de un sobreviviente

Antonio Pérez, desde entonces
en silla de ruedas
Tony tiene hoy más de 60 años, y continuará por todos los años que le queden por vivir atado a la que llama sus piernas rodantes. En tono energético dice que aunque el precio que tuvieron que pagar fue alto no se arrepiente de haber luchado por lo que creía justo.

“En la sociedad actual no existe la misma represión que en nuestra época, pero entiendo que hay muchas cosas que todavía están inconclusas. Todavía en el país no tenemos una democracia real; aquí existe un gran irrespeto de la leyes y eso es algo por lo que los jóvenes deben luchar”, decía mientras seguía la marcha que ahora se dirigía al cementerio de la Independencia tras haber concluido el acto

La lucha en la era digital

Los estudiantes del Liceo que hoy lleva el nombre de quien fue la única mujer muerta en el ametrallamiento, levantaban durante el acto consignas no tan distintas de las que hace 47 años gritaban sus iguales. Ayer era la salida de las tropas de intervención; hoy el oneroso contrato con la la Barrick Gold y la pretensión de explotar Loma Miranda. También hoy como ayer, los estudiantes exigían el castigo de los corruptos.

Benito Fernández, miembro del Comité Permanente 9 de febrero, se sintió hoy agradecido de estos jóvenes que le trajeron a la memoria una parte de su propia historia.

“Me reconforta saber que a pesar de la alienación en que vive esta sociedad aún hay jóvenes que luchan por sus derechos. Ahora se cuenta con recursos que nosotros no teníamos en nuestra época, como las redes sociales que aunque tienen sus cosas malas también tienen muchas buenas”.


elpidiotolentino@hotmail.com; elpidiotolentino@gmail.com
Imprimir